Método Glifing

¿Qué decimos?
Las habilidades lectoras se pueden entrenar. Con el Método Glifing de entrenamiento de la lectura, lo hacemos de manera sistemática, individualizada y lúdica.

¿En qué consiste el Método Glifing?

1. Evaluamos.
Mediante una prueba Glifing diseñada por especialistas en dificultades del aprendizaje, evaluamos la velocidad y precisión lectoras de manera rápida y amena. Así, en pocos minutos, podemos conocer el perfil lector del niño o niña de manera detallada y objetiva.

2. Analizamos.
Los datos obtenidos durante la evaluación, así como los obtenidos a lo largo del entrenamiento son registrados automáticamente. Con esta información, sabemos en todo momento qué es exactamente lo que el niño necesita trabajar.

3. Entrenamos.
La llave para el éxito de un entrenamiento son la adaptación, la graduación y la motivación. Desde casa, con el ordenador y convirtiendo la lectura en un juego el niño trabaja con el glifing entre 15 y 20 minutos al día 4 días a la semana.
Los datos obtenidos durante el entrenamiento llegan al profesional de nuestro equipo que adapta la pauta de entrenamiento en cada caso.

4. Mejoramos
La primera mejora la encontramos en la actitud del niño o niña respecto la lectura así come en su autoestima. Con el entrenamiento desciende el número de errores de manera significativa a medida que aumenta la velocidad de lectura. El resultado es una lectura más fluida y una mejora en la comprensión.
En la mayoría de casos, en cuatro meses podemos observar mejoras significativas.